lunes, 27 de septiembre de 2010

Este verano ha sido el más caluroso de los últimos 40 años

Si no se toma en consideración el mes de junio, que fue más fresco de lo normal, julio, agosto y lo que llevamos de septiembre se ha convertido en el periodo más cálido desde 1970, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). “Las temperaturas registradas vienen a confirmar el calentamiento progresivo” relacionado con el cambio climático, ha precisado el portavoz de la Agencia, Ángel Rivera.
Si se analiza el trimestre junio-agosto, se han registrado temperaturas medias de 1,4 grados por encima de la media, lo que le convierte en el octavo trimestre veraniego más cálido desde 1971. Cinco de los ocho periodos estivales más sofocantes han tenido lugar en el siglo XXI, lo que de nuevo corrobora la tendencia hacia el calentamiento global, según la Aemet.
El trimestre ha sido extremadamente cálido en Extremadura y Andalucía occidental, con temperaturas medias que superaron en torno a dos grados los valores registrados entre 1971 y el 2000, mientras que en Catalunya se han registrado valores de un 1,5 grados por encima de la media.

La máxima del verano, en agosto
El extremo sofoco se ha debido, no tanto a la concurrencia de grandes olas de calor, sino a la gran persistencia de días calurosos, especialmente en julio, donde prácticamente no hubo tormentas. Sin embargo, la máxima del verano se registró a finales de agosto, concretamente el día 27, con temperaturas del orden de los 44 grados en varios puntos de Valencia, Alicante y Murcia.
Durante dicha ola de calor, en Catalunya se batieron varios record. Por ejemplo, en el aeropuerto de El Prat hubo 38 grados, la cifra más alta en los últimos 80 años, mientras que los 41,1 grados vividos en Tortosa fueron la máxima de los últimos 117.
Afortunadamente, las precipitaciones han sido un poco más abundantes que otros veranos, especialmente en junio. A punto de finalizar el año hidrológico (que se mide de octubre a septiembre), las lluvias acumuladas superan un 20% los valores medios, sobre todo por las tormentas que se produjeron el pasado invierno.

domingo, 26 de septiembre de 2010

¿Cómo afecta el CO2 al cambio climático?

Como hemos hablado en más de una ocasión el CO2 o dióxido de carbono es uno de los gases principales y más influyentes en el efecto invernadero.
A través de la quema de combustibles, los cambios en los suelos (debido a la deforestación), la manufactura de cemento o la quema de biomasa su concentración es una constante problemática.
Este aumento provoca diversas consecuencias que poco a poco se agravan con el paso del tiempo; una de ellas es el aumento de temperatura que en el siglo XX llegó a incrementarse un 0,6º C mientras que en el siglo XXI el aumento se encontró entre 1º y 5º C.
Estos aumentos a largo y corto plazo provocan diversas consecuencias como el incremento de intensidad en fenómenos meteorológicos (tornados, maremotos, tormentas eléctricas, etc.), incremento de fenómenos de salinización y erosión en zonas costeras o incluso la propagación extensiva de distintos tipos de enfermedades infecciosas.

Animales polares sufren por el cambio climático



El cambio climático afecta los patrones alimenticios, migratorios y reproductivos de todas las especies del planeta, en especial de aquellas que habitan las regiones polares, afirmó Joaquín de la Torre, encargado de comunicación social para América Latina del Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW por sus siglas en inglés).
El caso más evidente, explicó el ambientalista, es el de la foca aspa. Este animal necesita del hielo para la crianza de sus polluelos, ya que éstos no aprenden a nadar hasta las dos semanas de nacidos. Al descongelarse los hielos por el cambio climático, las foquitas se hunden en la escarcha y mueren ahogadas o por hipotermia.
“Las focas nacen con un pelaje esponjoso y sin la grasa corporal necesaria para subsistir a las bajas temperaturas de las aguas polares. A las dos semanas, cambian el pelaje por otro más resistente y comienzan e insertarse en la vida marina. Si el hielo no es lo suficientemente sólido para el descanso durante su aprendizaje del nado, caen al agua y mueren ahogadas o por hipotermia”.
En el año 2002, las autoridades canadienses reportaron que 75 por ciento de las focas aspa habían muerto por falta de hielo. Los pronósticos del IFAW para este año prevén un incremento de esa cifra, ya que, según comentó de la Torre, este invierno ha sido más caluroso que el anteior.
El oso polar también sufre las consecuencias del cambio climático. Por un lado, porque su presa natural es la foca aspa y al peligrar esta especie, ve amenazado su proceso alimenticio y, a su vez, se rompe uno de los pilares de la cadena alimenticia de la región. Por otro, porque al dificultarse la captura de esta especie por falta de hielo, el oso polar se ve obligado a nadar distancias cada vez más largas para llegar a hielo sólido y conseguir su presa, por lo que mueren ahogados.
“Además de morir ahogado -algo inédito en la historia de esta especie- el oso polar se ve obligado a cambiar su alimentación por otras presas, como la morsa que al ser una especie más grande, se vuelve una captura mucho más peligrosa”, añadió.
Las ballenas son otros mamíferos que el cambio climático perturba en su conducta migratoria y alimenticia. El zooplancton es el principal alimento de las ballenas misticetas (provistas de barbas en lugar de dientes), pero con el deshielo estos microorganismos crecen en menor cantidad.
De la Torre subrayó que si bien las especies polares son las que de una manera “más evidente” sufren las consecuencias del calentamiento global de la Tierra, todas las especies del planeta ven amenazado su comportamiento natural. Por lo que urgió a los gobiernos y a la sociedad civil a tomar medidas apremiantes para la reducción de gases de efecto invernadero, principales agentes del cambio climático.

"MATTHEW" PIERDE FUERZA PERO SEGUIRÁ PROVOCANDO FUERTES LLUVIAS

Miami (EE.UU.), 26 sep (EFE).- La tormenta "Matthew" se convirtió hoy en una depresión tropical al perder intensidad y descender la velocidad de sus vientos a 75 kilómetros por hora, aunque seguirá provocando hoy fuertes lluvias en Honduras Belice y Guatemala, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.
 
La depresión tropical se encuentra a 95 kilómetros al suroeste de la capital de Belice y se mueve a 24 kilómetros por hora, según el boletín del CNH de las 18.00 GMT.
Se mantienen las alertas de peligro por las fuertes lluvias, en algunos casos torrenciales, para Honduras, Belice y Guatemala.
"Matthew" ha sido la decimotercera tormenta tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico y se ha ido degradando mucho más rápidamente que lo pronosticado inicialmente por el CNH.
Igualmente, el séptimo huracán de la temporada del Atlántico, "Lisa" se degradó a tormenta tropical al reducir la velocidad de sus vientos a 110 kilómetros.
La tormenta se halla a 865 kilómetros al noroeste del archipiélago africano de Cabo Verde y a 1.705 kilómetros al sur de las islas Azores.
Se desplaza en dirección norte a 19 kilómetros por hora sin representar un peligro para ningún territorio.
La temporada de huracanes en el Atlántico comenzó el 1 de junio y se prolonga hasta el 30 noviembre.
Hasta el momento se han formado trece tormentas tropicales y siete huracanes, incluyendo a "Lisa".
Del total de huracanes que se han formado, cuatro de ellos han alcanzado la categoría cuatro en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco.
La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés) actualizó su pronóstico y prevé la formación de 14 a 20 tormentas y de 8 a 12 huracanes, que pueden afectar a Estados Unidos, el Caribe, Centroamérica y el Golfo de México.
Los meteorólogos pronosticaron que será una temporada "muy activa" porque de esos huracanes entre cuatro y seis podrían ser de gran intensidad, con vientos superiores a los 177 kilómetros por hora. EFE




sábado, 25 de septiembre de 2010

¿Qué pasa si la temperatura sube 4º C más?

Dramáticas proyecciones sobre el calentamiento global presentadas por un panel de científicos durante una conferencia en la Universidad de Oxford, Inglaterra, despiertan temores por las severas consecuencias que esto podría tener para América Latina y en particular para el Amazonas. 
Los resultados obtenidos por la Oficina Meteorológica Británica gracias a nuevos modelos para generar predicciones parecen apuntar a un devastadora elevación de 4ºC en las temperaturas globales, que tendría lugar mucho antes de lo esperado.
Tanto antes, que incluso muchas personas serían testigos de esos cambios a lo largo de su vida.

viernes, 24 de septiembre de 2010

La UE en acción contra el cambio climático



El cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos. De no producirse una actuación rápida a escala mundial para estabilizar la temperatura de la superficie del planeta —que sigue aumentando— los daños pueden ser catastróficos y sin vuelta atrás.
La UE adoptó en diciembre de 2008 una política integrada de cambio climático y energía, que incluye unos ambiciosos objetivos para 2020. Su intención es llevar a Europa hacia el camino del futuro sostenible, con una economía que genere pocas emisiones de carbono y consuma menos energía. Para lograrlo propone:
  • reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero (30% si se alcanza un acuerdo internacional)
  • reducir un 20% el consumo de energía mejorando el rendimiento energético
  • conseguir atender el 20% de nuestras necesidades energéticas con energías renovables.

Lo que está en juego

Pingüino en una placa flotante de hielo
El calentamiento global es consecuencia de las enormes cantidades de energía que producimos y utilizamos. A medida que crecen las necesidades energéticas, también aumenta nuestra dependencia de los combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón). Estos combustibles, que producen elevadas emisiones de dióxido de carbono, representan el 80% del consumo actual de energía en la UE.
Los objetivos de la UE para combatir el cambio climático exigen un cambio radical en el consumo y la producción de energía. Por ello, la acción se ocupará de aspectos fundamentales como los mercados del gas y la electricidad, las fuentes de energía, el comportamiento de los consumidores y el aumento de la cooperación internacional.

Retos y oportunidades

Trabajadora mirando a las turbinas eólicas
La estrategia de cambio climático y energía de la UE coincide con su objetivo de impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo. Estar en la vanguardia de la nueva revolución energética creará nuevas empresas y oportunidades de investigación.
El desarrollo de las energías renovables también disminuirá nuestra dependencia de las importaciones de petróleo y gas. La UE se verá así menos afectada por las fluctuaciones de los precios energéticos y la inestabilidad de las cadenas de abastecimiento.
Se está pidiendo a los Gobiernos nacionales que actúen, coordinados por la UE, para garantizar el reparto equitativo del esfuerzo. Los objetivos serán vinculantes, pero tendrán en cuenta las capacidades de cada país.

Actuación a escala mundial

Conferencia de la ONU sobre el cambio climático
La UE ha desempeñado un papel clave en el desarrollo de los dos tratados internacionales sobre cambio climático: la Convención Marco de las Naciones Unidas (1992) y el Protocolo de Kioto (1997). A pesar de estos logros, los datos científicos actuales muestran que es necesaria una actuación global más ambiciosa para evitar que el cambio climático alcance niveles peligrosos.
En la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de diciembre de 2009, la UE dio su apoyo al Acuerdo de Copenhague por considerar que representa un primer paso hacia la firma de un tratado vinculante que sustituya al Protocolo de Kioto a partir de 2013.
Europa ha asumido para 2020 el compromiso incondicional de reducir sus emisiones un 20% como mínimo en relación con los niveles de 1990, para lo cual ha introducido normas obligatorias. En la Conferencia de Copenhague la UE reiteró que está dispuesta a elevar la reducción al 30%, siempre que otros países industrializados contraigan compromisos similares y los países en desarrollo contribuyan suficientemente al esfuerzo global.
Europa ha anunciado que prestará a los países en desarrollo una ayuda financiera de 7.200 millones de euros durante el periodo 2010-2012 para que estén cuanto antes en condiciones de combatir el cambio climático.

Los pasos siguientes

Amanecer
La temperatura media mundial ya ha subido casi 0,8 °C con relación a la era preindustrial. El Acuerdo de Copenhague reconoce que existe un amplio consenso científico y político sobre la necesidad de limitar el calentamiento a 2 ºC con el fin de evitar niveles peligrosos de cambio climático.
Para ello es preciso que las emisiones mundiales dejen de aumentar antes de 2020, se reduzcan como mínimo a la mitad de los niveles de 1990 en 2050 y sigan disminuyendo a partir de ese año.
La UE tiene como meta lograr un acuerdo ambicioso y jurídicamente vinculante para alcanzar estos objetivos en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se celebrará en la Ciudad de México en noviembre de 2010.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Calentamiento Global afecta Océano Atlántico

El calentamiento global y el cambio climático están afectando al planeta y uno de los afectados es el Océano Atlántico.
Actualmente, los estudios indican que el 84% del calentamiento del planeta se llevó a cabo en los océanos. Ya muchos de los resultados confirman una respuesta de los organismos marinos frente al aumento de la temperatura. Sin embargo, son pocos los estudios que se han realizado para conocer las consecuencias del cambio climático global sobre la evolución de la biodiversidad marina a grandes escalas espaciales.
El programa “Continuous Plankton Recorder”, originado en Plymouth, Inglaterra sigue todos los meses, desde 1946, la presencia y la abundancia de casi 450 especies de plancton en el Océano Atlántico. El equipo dirigido por Grégory Beaugrand del Laboratorio de Oceoanología y Geofísica ha analizado unos 97 millones de datos siguiendo este programa. Los investigadores se interesaron, particularmente, en la diversidad taxonómica de algunos grupos claves de fitoplancton,tanto dinoflagelados, diatomeas, zooplancton, como copépodos que garantizan la transferencia entre los productores primarios (el plancton vegetal) y los niveles tróficos superiores.
Los análisis revelaron por primera vez que el calentamiento global está acompañado de un aumento de la biodiversidad de estos grupos planctónicos en el Océano Atlántico y de una disminución de entre el 25 y el 33% en la talle media de los copépodos, de los que un centenar de especies son los que pueblan la zona norte del oceáno. El tamaño de estos organismos ha pasado de un aproximado de 3-4 mm a 2-3 mm actuales en algunas regiones situadas en el límite tentre sistemas polares y zonas más templadas.
De este modo vemos como el calentamiento global está afectando la biodiversidad del océano.















 

Calentamiento Global

Calentamiento global, cambio climático, lo cierto es que la temperatura del planeta Tierra ha aumentado durante este 2010 y ese es un tema que nos concierne a todos sin distinción.


Según recientes investigaciones de la NASA, la temperatura de nuestro planeta ha aumentado considerablemente en este 2010. Al parecer, según registros que lleva la NASA de doce meses, la conclusión a la que se ha llegado es que el calentamiento global sí ha sido causado por los seres humanos. Independientemente de que el mínimo más reciente de irradiación solar ha logrado un efecto máximo de enfriamiento, la temperatura de la Tierra ha aumentado significativamente en este 2010 si se la compara con los registros del pasado 2005.
“Los registros indican que la temperatura global ha continuado aumentando bastante rápidamente en la última década y que no ha habido una reducción de la tendencia al calentamiento global ya que, por el contrario, ha habido un aumento de entre 0.15°C y 0.20°C por década, desde la década del ‘70”.- han explicado los expertos.
Por otra parte, basándose en diferentes modelos, se estima que las condiciones neutrales se hallan entre -0.5°C y +0.5°C. No obstante, hay que tener en cuenta que en el área de la corriente Oscilación del Sur “El Niño”, más frecuentemente conocida simplemente como “El Niño”, hay que esperar alrededor de -3.4°C. Asimismo, los estudios han previsto que  la oscilación climática conocida como “La Niña” aparezca entre junio y agosto de este año y sea más fuerte de lo habitual.
Si bien Estados Unidos es el país en el que estiman que más frío se ha sentido, tanto el cambio climático como el calentamiento global parecen ser producto del quehacer de los humanos.  Lo que se percibe es que la temperatura está cambiando y que será necesario luchar para salvar a nuestro planeta.

La Antártida y Groenlandia se fundirán antes del año 2100

Científicos autores de un estudio sobre el cambio climático han dicho que su investigación les provoca fascinación, pero también miedo. No es para menos. Prevén que el nivel del mar subirá hasta 7 metros durante este siglo. Mil millones de personas tendrán que abandonar la franja de costa en la que viven.

¿Qué legado dejaremos a los hijos de nuestros hijos? Calentamiento global, efecto invernadero, contaminación global, abuso de la energía fósil y demasiada tecnología. Todo lleva cada vez más al hombre a ser un depredador de un paraíso natural llamado Tierra. Dos estudios publicados en la revista Science aseguran que las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida se habrán fundido casi totalmente dentro de 100 años. La Universidad de Arizona en Tucson y el Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Estados Unidos, afirman que la Tierra podría ser lo suficientemente cálida dentro de 1 siglo para que Groenlandia y la Antártida se descongelen por completo.
Pero eso no es todo. Según sus previsiones, en los próximos 130 años las temperaturas de la superficie terrestre serán tan elevadas como las de hace 130.000 años. Además subirá el nivel del mar unos siete metros. Adiós a Venecia y adiós a Ámsterdam. El planeta no se autorregula, sino que oscila bruscamente de unos estados a otros muy distintos. Si no se toman medidas a tiempo este podría ser el futuro de los hijos de nuestros hijos.

Cambio climático en África

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente denuncia los efectos del cambio climático en el este de África


La creciente deforestación en África tiene buena parte de la culpa de las frecuentes sequías y las inundaciones en el este del continente, que sufre cada año los efectos del cambio climático y la amenaza que se cierne sobre las especies animales y vegetales en peligro de extinción que se encuentran en la zona, según informa la agencia de noticias de Naciones Unidas, IRIN.

"Los árboles, en realidad, cumplen con dos funciones. Sus raíces excavan la tierra en busca de agua, e inyectan agua en depósitos subterráneos, que terminan llegando a los afluentes en época de sequía", según comenta el portavoz del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Nick Nuttal.

"Pero también mantienen el terreno agarrado", prosigue Nuttal. "Donde no hay árboles, la tierra es arrastrada hacia los ríos. El alto contendido en minerales de los ríos en época de inundaciones provoca la muerte del coral, en el momento en que esas aguas desembocan en el océano" señaló el portavoz durante los recesos de la conferencia de Cambio Climático auspiciada por Naciones Unidas, y que tiene lugar en Nairobi (Kenia) desde el 6 al 17 de noviembre. "La relación entre la deforestación y la sequía es muy significativa", apunta Nuttal.

Así, el proceso de deforestación provoca que la tierra se desprenda con enorme rapidez durante las épocas de fuertes lluvias, lo que al final termina provocando la erosión del terreno, la incapacidad de éste para ser cultivado y, en palabras del profesor de Geografía de la universidad de Moi, en el oeste de Kenia, Beneah Odhiambo, "el comienzo de la desertificación".

PRECIPITACIONES

En contra del conocimiento popular, cerca de un 62 por ciento de las precipitaciones tienen lugar a través del proceso de evapotranspiración, por el cual las grandes masas de agua o de vegetación producen gran cantidad de humedad, que sube a gran altura, se condensa y termina por volver a bajar al suelo, en forma de lluvia. Sólo un 38 por ciento de las precipitaciones se generan a través de la acción de los mares y océanos.

El continente negro siempre se ha caracterizado por su condición climática, que abarca desde las regiones desérticas a los parajes húmedos. El cambio climático, sin embargo, ha radicalizado las diferencias entre ambas zonas, lo que ha provocado un aumento de las sequías y de las inundaciones, según los metereólogos.

"Se necesitan bosques para construir barreras en el ecosistema natural, y sirven de contención contra las extremas inundaciones y sequías", afirmó Nuttal, que añadió que el cambio climático es perfectamente apreciable en el aumento de la sequía y en los cientos de vidas humanas que se pierden cada año por los corrimientos de tierra y las fuertes lluvias.

Los árboles no sólo moderan el clima; también actúan como embalses de agua, fuente de medicina, y hábitats para la vida salvaje, que han proporcionado al Gobierno keniata millones de dólares a través del turismo. Un país que, precisamente, es uno de los más afectados por la deforestación en el este de África, y que ha sido asolado por algunas de las sequías más graves en todo el continente.

KENIA

El experto en medio ambiente y premio Nobel Wangari Maathai, estima que el país necesita conservar al menos el 10 por ciento de la "cubierta" que le proporcionan sus bosques.

Pero es muy posible que el paso del tiempo impida cumplir esta condición. Los últimos estudios desarrollados por el UNEP, después de las sequías de 1999 y 2000 estiman que entre 2000 y 2003, las principales reservas de agua, en los bosques del Monte Kenya, el bosque de Mau, el del monte Elgon y la selva de Cherangani tenían un índice de deforestación de entre el 0,2 y el 2 por ciento anual.

Nuttal destaca el progresivo deterioro de la zona boscosa de Mau. Según el portavoz, la quema de carbón y las actividades ganaderas han sido la principal causa de la destrucción que ha afectado a cerca de 11.000 kilómetros cuadrados de bosque.

"Es crucial que Kenia invierta en vegetación, como una forma de almacenar y devolver la humedad al aire, para incrementar así las posibilidades de tener una precipitaciones, digamos regulares, a lo largo del año", según Nuttal.

Protocolo de Kioto sobre el cambio climático

El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases que causan el calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: Hidrofluorocarbonos (HFC), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6), en un porcentaje aproximado de al menos un 5%, dentro del periodo que va desde el año 2008 al 2012, en comparación a las emisiones al año 1990. Por ejemplo, si la contaminación de estos gases en el año 1990 alcanzaba el 100%, al término del año 2012 deberá ser al menos del 95%. Es preciso señalar que esto no significa que cada país deba reducir sus emisiones de gases regulados en un 5% como mínimo, sino que este es un porcentaje a nivel global y, por el contrario, cada país obligado por Kioto tiene sus propios porcentajes de emisión que debe disminuir.
El instrumento se encuentra dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), suscrita en 1992 dentro de lo que se conoció como la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro. El protocolo vino a dar fuerza vinculante a lo que en ese entonces no pudo hacer la CMNUCC.

Antecedentes:

El 11 de diciembre de 1997 los países industrializados se comprometieron, en la ciudad de Kioto, a ejecutar un conjunto de medidas para reducir los gases de efecto invernadero. Los gobiernos signatarios de dichos países pactaron reducir en al menos un 5% en promedio las emisiones contaminantes entre 2008 y 2012, tomando como referencia los niveles de 1990. El acuerdo entró en vigor el 16 de febrero de 2005, después de la ratificación por parte de Rusia el 18 de noviembre de 2004.
El objetivo principal es disminuir el cambio climático antropogénico cuya base es el efecto invernadero. Según las cifras de la ONU, se prevé que la temperatura media de la superficie del planeta aumente entre 1,4 y 5,8 °C de aquí a 2100, a pesar que los inviernos son más fríos y violentos. Esto se conoce como Calentamiento global. «Estos cambios repercutirán gravemente en el ecosistema y en nuestras economías», señala la Comisión Europea sobre Kioto.
Una cuestión a tener en cuenta con respecto a los compromisos en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es que la energía nuclear queda excluida de los mecanismos financieros de intercambio de tecnología y emisiones asociados al Protocolo de Kioto, pero es una de las formas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en cada país. Así, el IPCC en su cuarto informe, recomienda la energía nuclear como una de las tecnologías clave para la mitigación del calentamiento global.

 

Los diez países que más contaminan

Un nuevo estudio publicado hoy por la BBC establece la clasificación mundial de los países que más contimanan a la hora de producir electricidad.

Según refleja dicho estudio, realizado por la prestigiosa organización CARMA, Estados Unidos produce una cuarta parte de las emisiones de dióxido de carbono del planeta por delante de China.

Pero si consideramos a los habitantes como entes contaminantes individuales, los australianos son los que más daño hacen al planeta, pues generan cinco veces más dióxido de carbono que los chinos.

Lista de los diez países más contaminantes (datos en toneladas de CO2)

Estados Unidos 2,530 millones
China 2,430 millones
Rusia 600 millones
India 529 millones
Japón 363 millones
Alemania 323 millones
Australia 205 millones
Sudáfrica 201 millones
Reino Unido 192 millones
Corea del Sur 168 millones

miércoles, 22 de septiembre de 2010

FRENTES: Tipos y características

Definición: En meteorología un frente es una franja de separación entre dos masas de aire de diferentes temperaturas, y se les clasifica como fríos, calientes, estacionarios y ocluidos según sus características. La palabra frente tiene origen en el lenguaje militar ( como frente de batalla) y se asemeja a una batalla porque el choque entre las dos masas produce una actividad muy dinámica de tormentas eléctricas, ráfagas de viento y fuertes aguaceros.


FRENTE FRÍO



El frente frío es una franja de mal tiempo que ocurre cuando una masa de aire frío se acerca a una masa de aire caliente. El aire frío, siendo más denso, genera una "cuña" y se mete por debajo del aire cálido y menos denso.

Los frentes fríos se mueven rápidamente. Son fuertes y pueden causar perturbaciones atmosféricas tales como tormentas de truenos, chubascos, tornados, vientos fuertes y cortas tempestades de nieve antes del paso del frente frío, acompañadas de condiciones secas a medida que el frente avanza. Dependiendo de la época del año y de su localización geográfica, los frentes fríos pueden venir en una sucesión de 5 a 7 días.
En mapas de tiempo, los frentes fríos están marcados con el símbolo de una línea azul de triángulos que señalan la dirección de su movimiento.
La velocidad de desplazamiento del frente es tal que el efecto de descenso brusco de temperatura se observa en pocas horas.


FRENTE CÁLIDO



Se llama frente cálido a la parte frontal de una masa de aire tibio que avanza para reemplazar a una masa de aire frío que retrocede. Generalmente, con el paso del frente cálido la temperatura y la humedad aumentan, la presión sube y aunque el viento cambia no es tan pronunciado como cuando pasa un frente frío. La precipitación en forma de lluvia, nieve o llovizna se encuentra generalmente al inicio de un frente superficial, así como las lluvias convectivas y las tormentas. La neblina es común en el aire frío que antecede a este tipo de frente. A pesar que casi siempre aclara una vez pasado el frente, algunas veces puede originarse neblina en el aire cálido.


FRENTE OCLUIDO


Un frente ocluido se forma donde un frente caliente móvil más lento es seguido por un frente frío con desplazamiento más rápido. El frente frío ya con forma de cuña alcanza al frente caliente y lo empuja hacia arriba. Los dos frentes continúan moviéndose uno detrás del otro, y la línea entre ellos es el frente ocluido.

Así como con los frentes inmóviles, una amplia variedad de condiciones climáticas puede ser encontrada a lo largo de este tipo de frente pero, por lo general, son asociados con los estratos de nubes y la precipitación ligera. Los frentes ocluidos se forman generalmente alrededor de áreas de baja presión y cuando estas están debilitándose.
Los frentes ocluidos están marcados en los mapas meteorológicos con una línea punteada rosada entre las marcas del frente frío y el frente caliente que señalan la dirección de su desplazamiento.


FRENTE ESTACIONARIO



Un frente estacionario es un límite entre dos masas de aire, de las cuales ninguna es lo suficientemente fuerte para sustituir a la otra. Una variedad amplia de condiciones climáticas pueden ser encontradas a lo largo de este tipo de frente, pero generalmente las nubes y la precipitación prolongada son las más frecuentes.

Después de varios días, los frentes estacionarios se disipan, o se convierten en un frente frío o caliente. Los frentes estacionarios son más numerosos en los meses de verano. La precipitación prolongada que se asociada a los frentes estacionarios es a menudo responsable de inundaciones durante los meses de verano.
En los mapas meteorológicos están marcados con una línea de círculos rojos y triángulos azules que se alternan, puestos en direcciones opuestas, simbolizando la naturaleza dual del frente.

Fenómeno del Niño y la Niña

Comencemos definiendo al efecto Niño: Es un síndrome climático, erráticamente cíclico, que consiste en un cambio en los patrones de movimientos de las masas de aire provocando, en consecuencia, un retardo en la cinética de las corrientes marinas "normales", desencadenando el calentamiento de las aguas sudamericanas; provoca estragos a escala mundial, afectando a América del Sur, Indonesia y Australia.

El nombre científico del fenómeno es Oscilación del sur El Niño ( ENSO por sus siglas en ingles). Es un fenómeno con mas de once milenios de historia climática.



¿Cómo se inicia este periodo climático?



El episodio prodrómico se inicia en el océano Pacífico tropical, cerca de Australia e Indonesia, y con él se altera la presión atmosférica en zonas muy distantes entre sí, se producen cambios en la dirección y en la velocidad de los vientos y se desplazan las zonas de lluvia en la región tropical.

En condiciones normales, también llamadas Condiciones Neutrales, los vientos Alisios (que soplan de este a oeste) apilan una gran cantidad de agua y calor en la parte occidental de este océano. En consecuencia, el nivel superficial del mar es aproximadamente medio metro más alto en Indonesia que frente a las costas del Perú y Ecuador

Además, la diferencia en la temperatura superficial del mar es de alrededor de 8 ºC entre ambas zonas del Pacífico. Las temperaturas "frías" se presentan en América del Sur porque suben las aguas profundas y producen un agua rica en nutrientes y mantiene el ecosistema marino. Durante "la Niña" las zonas relativamente húmedas y lluviosas se localizan al sudeste asiático, mientras que en América del Sur es relativamente seco.

Durante el Niño los vientos alisios se debilitan o dejan de soplar, la máxima temperatura marina se desplaza hacia la Corriente de Perú, que es relativamente fría, y la mínima temperatura marina se desplaza hacia el Sudeste Asiático. Esto provoca el aumento de la presión atmosférica en el sudeste asiático y la disminución en América del Sur. Todo este cambio ocurre en un intervalo de seis meses que, aproximadamente, va desde junio a noviembre; es muy fuerte con alteraciones en el clima.


Los efectos en América del Sur


* Lluvias intensas.
* Disminución de la intensidad de la Corriente de Humboldt.
* Pérdidas pesqueras en ciertas especies e incremento en otras.
* Intensa formación de nubes generadas en la Zona de Convergencia Intertropical.
* Periodos muy húmedos.
* Baja presión atmosférica.



Recordemos los eventos Niño más intensos registrados


Diversos investigadores han concordado en una cronología completa de los eventos del Niño a partir de los elementos históricos.

Los eventos calificados de muy fuertes, que se podrían comparar con los eventos de 1982-83 y de 1997-98 han sobrevenido en 1578, 1728, 1790-93, 1828, 1876-78, 1891 y 1925-26, es decir 9 eventos muy fuertes en 475 años, es decir aproximadamente cada 50 años.

Otros 10 eventos son calificados entre Fuerte y Muy Fuerte (F+) y otros 21 de Fuertes. Por lo tanto, ha habido 40 eventos Fuertes y Muy Fuertes en 475 años, es decir uno cada 9 años.



LA NIÑA (o fase fría de El Niño)


Los episodios de La Niña también producen cambios a gran escala en los vientos atmosféricos sobre el Océano Pacífico Tropical, incluyendo un incremento en la intensidad de los vientos Alisios del Este (Este-Oeste) en la atmósfera baja sobre el océano Pacífico Oriental, y de los del oeste en la atmósfera superior. Estas condiciones reflejan cambios significativos en la circulación ecuatorial de Walker.

Durante un episodio de La Niña, es típico observar condiciones más secas respecto a lo normal sobre el océano Pacífico Ecuatorial Central, debido a un debilitamiento de la corriente en chorro durante los meses de diciembre a febrero, y por el fortalecimiento de los sistemas monzonicos en Australia/Sudeste de Asia, América del Sur/Centroamérica y África.

Duración y frecuencia del fenómeno


El fenómeno la Niña puede durar de 9 meses a 3 años y según su intensidad se clasifica en débil, moderado y fuerte.

Es más fuerte mientas menor es su duración, y su mayor impacto en las condiciones meteorológicas se observa en los primeros 6 meses de vida del fenómeno. Se presenta con menos frecuencia que el Niño y se dice que ocurre cada 3 a 7 años.

Según la NOAA de 1950 se han presentado 8 fenómenos de la Niña.

EFECTOS A NIVEL GLOBAL


En los trópicos las variaciones experimentadas en el clima global por efecto del fenómeno de La Niña son radicalmente opuestas a las variaciones ocasionadas por El Niño.

En latitudes más altas que las de Nicaragua, tanto El Niño como La Niña son parte de los diferentes factores que influyen en el clima. En estas latitudes los impactos de El Niño y La Niña se aprecian más claramente en la estación invernal (diciembre-febrero). En el continente americano durante los años La Niña, las temperaturas del aire de la estación invernal se tornan más calientes de lo normal en el Sudeste y más frías que lo normal en el Noreste.

En América Central es bastante probable esperar condiciones relativamente más húmedas de lo normal, principalmente sobre las zonas costeras del mar Caribe. En América del Sur predominan las condiciones más secas y más frescas de lo normal sobre Ecuador y Perú, así como condiciones más húmedas en el Nordeste de Brasil.

¿Qué pasa con el clima?

El planeta Tierra se está calentando. En los últimos 10 años han sido los más calurosos desde que se llevan registros y los científicos anuncian que en el futuro serán aún más calientes. La mayoría de los expertos están de acuerdo que los humanos ejercen un impacto directo sobre este proceso de calentamiento, generalmente conocido como el "efecto invernadero". Según la gran mayoría de la comunidad científica mundial, el aumento de la temperatura producirá grandes alteraciones en los ecosistemas globales. 
El clima es el resultado de la circulación, a escala global, de la masa de aire que rodea al globo terráqueo. Esta masa de aire se ve afectada por la radiación solar y el intercambio con el océano y el suelo, manteniéndose en un equilibrio dinámico y de gran complejidad. A nivel global, el clima ha evolucionado junto con la Tierra, presentando variaciones más o menos cíclicas.

Durante los aproximadamente 4.600 millones de años de la historia del planeta Tierra los cambios climáticos han sido muy grandes y variados. En algunas épocas el clima ha sido cálido y en otras frío y, en muchas ocasiones, se ha pasado bruscamente de un clima a otro. En la actualidad existe un fuerte consenso científico acerca de que el clima global se verá alterado significativamente, durante este siglo, como resultado del aumento de concentraciones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, metano, óxidos nitrosos y clorofluorocarbonos.

Por lógica, a mayor concentración de gases de efecto invernadero se producirá mayor aumento de la temperatura de la Tierra. Desde fines de la década de 1970 los científicos comenzaron a afirmar que el aumento de las concentraciones de los gases de efecto invernadero en la atmósfera derivaría en un calentamiento de la superficie de la tierra de entre 1,5 y 4,5°C. Estudios más recientes suponen que el calentamiento se producirá mas rápidamente sobre tierra firme que sobre los mares.

Es difícil pronosticar en qué medida podría llegar a afectarnos esta situación, ya que el clima mundial es un sistema de gran complejidad. Si se alterara un aspecto clave como es la temperatura media global, las ramificaciones derivadas de este cambio tendrían un largo alcance. Podría cambiar el régimen de vientos y lluvias que ha prevalecido durante cientos e incluso miles de años y del cual depende la vida de millones de personas; podría subir el nivel de los mares y amenazar islas y regiones costeras bajas. Esto podría derivar en migraciones masivas, hambrunas y catástrofes de índole natural más severas que las conocidas.

MÁS NOTICIAS EN EL BLOG